Taller

Graniceros

Una tradición ancestral

Para Ipan tepeme ihuan oztome, "Graniceros" es un proyecto trascendental porque se ocupa de una tradición ancestral con posibilidades de ser olvidada ante el embate de la Modernidad. En la primera etapa nos ocupamos de la región de Amecameca con dos propuestas: una editorial y otra de divulgación en el Museo Internacional de los Volcanes.

La propuesta editorial se encarga del copatrocinio de la publicación del libro 100 historias de linaje de graniceros del Popocatépetl e Iztaccíhuatl, de Moisés Vega.

Cuando un antropólogo escribe sobre los contenidos culturales de un pueblo, trata de reproducir esos contenidos realizando una descripción de los hechos observables, su interpretación es la de un agente externo que intenta explicar una realidad. Pero, ¿qué sucede cuando es el propio protagonista de esa cultura el que publica sobre sus tradiciones y costumbres? Sucede que tenemos que leer a ese protagonista, porque resulta relevante entender la tradición tal y como esa comunidad se explica a sí misma. Es por eso que esta entrega de Moisés Vega, nos interesa, porque lejos de las teorías e interpretaciones de las ciencias sociales, encontramos un texto que apunta a la identidad y sobre todo a la salvaguarda de una cultura.

En esta intención, el autor cuenta con el apoyo de las autoridades municipales de Amecameca, con quienes comparte su entusiasmo por la cultura, también se beneficia con la participación de la iniciativa privada a través del Museo Internacional de los Volcanes en la Hacienda de Panoaya. Con estos ejemplos de solidaridad, sólo le resta a Ipan tepeme ihuan oztome, sumarse por los esfuerzos colectivos por conservar el patrimonio cultural y natural de nuestros emblemáticos volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl.

A la venta en la librería de la ENAH.

En referencia a la divulgación al amplio público, colaboramos en el montaje de un “Templo Granicero” en el Museo Internacional de los Volcanes. La cueva artificial erigida ocupará un área de 25 m2, la construcción será un claro ejemplo de los santuarios que aún perviven en la montaña. Los objetos que se muestran son meramente representativos y no corresponden de ninguna manera a  un espacio ritual, por lo que tan sólo expresaran las tradiciones y costumbres que las personas de estas tierras conservan.

Tepeyac